Espectrómetros

Con el espectrómetro-goniómetro 1836, Krüss ofrece un espectrómetro de laboratorio para efectuar mediciones exactas de datos ópticos de prismas. Se puede emplear también como espectroscopio para realizar análisis y mediciones cualitativas de los espectros de emisión y de absorción. El tubo de observación se puede ajustar en progresión continua, tiene un ocular reticulado y proporciona exactitud de lectura en nonius, 1 minuto de arco. El objetivo es un 18mm/160mm. El prisma consiste de vidrio flint (60°) con un ángulo de dispersión de C-F=2°. El colimador tiene una ranura de precisión simétrica y está hecho de acero templado. Entre los accesorios cabe destacar el prisma, la rejilla de Rowland y su soporte, el alumbrado de escala, una lámpara de repuesto, un ocular de repuesto con retícula y las hojas de espectros.

Para obtener más información sobre los precios y la disponibilidad del espectrómetro de laboratorio 1836, póngase en contacto con su distribuidor Krüss más cercano, quien estará encantado de poder ayudarle.

PDFLas especificaciones técnicas las encontrará en la ficha de datos correspondiente disponible para descargar en la red.

¿Cómo funciona un espectrómetro?

El modo de funcionamiento de un espectrómetro es relativamente sencillo de entender y es, con total seguridad, uno de los instrumentos científicos más importantes. Su desarrollo ha desempeñado un papel decisivo en el avance global de la ciencia. La configuración de los espectrómetros actuales difiere muy poco de aquellos de principios del siglo XIX y este instrumento sigue siendo indispensable para la formación y la investigación diaria.

El rayo de luz entrante o incidente colima y se convierte en un rayo paralelo. Esto se debe a que o bien el rayo es conducido a través de una pequeña ranura o bien a que se ha hecho uso de una lente colimadora. De esta manera, se genera la diferencia de las longitudes de onda de la radiación a analizar desviando la dirección mediante refracción en un prisma o a través de la difracción en una rejilla. Efectuando una medición cuidadosa de la posición del elemento óptico receptor, se pueden analizar con exactitud las longitudes de onda. Así pues, el conocimiento acumulado durante dos siglos sobre los espectros sirve para identificar materiales.

Los elementos tienen espectros únicos que se pueden considerar como sus huellas dactilares. Generan en el elemento óptico de captación bandas de un color específico. Probablemente el elemento más conocido es el sodio, el cual genera de manera inconfundible líneas espectrales gemelas muy próximas entre sí con una longitud de onda de 589 nanómetros. Estas líneas están separadas por tan solo 0,6 nanómetros y la representación de su dispersión como líneas gemelas (en vez de una sola línea) es un método muy antiguo para comprobar la calidad óptica de un espectrómetro sencillo.

Espectrómetro-goniómetro 1836
Espectrómetro-goniómetro 1836