Microscopios para biología

Krüss dispone de dos modelos para análisis médicos y biológicos profesionales.

El microscopio inverso para la biología MBL 3200 permite identificar y analizar sustancias y cultivos biológicos. Dispone de una conexión para cámara reflex y de vídeo a través de un adaptador de foto y un adaptador de vídeo de montura C. El microscopio de luz incidente para la metalurgia MBL3300 se utiliza para identificar y analizar todos los metales. Es ideal para su uso en la industria, p. ej. para valorar la calidad de las fundiciones, las materias primas y las estructuras metálicas tras el tratamiento térmico. Se puede conectar a una cámara de vídeo o fotográfica.

Los robustos microscopios binoculares y trinoculares de la serie MBL2000 han sido desarrollados para aplicaciones universales en la investigación, medicina, formación e industria. Esta serie dispone de una cabeza óptica binocular con la posibilidad de ajustar la distancia interocular, una escala para compensación de dioptrías, y permite ajustar el modo grueso o fino. Se puede ampliar con un dispositivo de contraste de fase y ofrece un ajuste bilateral coaxial fino y grueso.

Los microscopios monoculares de la serie MML son económicos y han sido diseñados para aplicaciones de laboratorio sencillas o con fines formativos en escuelas o empresas. Son ideales para iniciarse en el mundo de la microscopia. Todos los dispositivos MML están equipados con una visión oblicua de 45° y con una cabeza óptica giratoria en 360°, tienen ajuste fino y grueso y una fuente luminosa integrada.

Para obtener más información sobre los precios y la disponibilidad de los microscopios para biología póngase en contacto con su distribuidor Krüss más cercano, quien estará encantado de poder ayudarle.

PDF Las especificaciones técnicas las encontrará en la ficha de datos correspondiente disponible para descargar en la red.

3 year warranty for all Kruess microscopes

¿Cómo funciona la iluminación Köhler?

Si la óptica de alta calidad es un componente esencial de la microscopia moderna, la iluminación de las muestra es otro de los fundamentos para alcanzar el éxito. Si la iluminación de un objeto no proporciona una imagen clara y nítida sin sombras, brillos u otros artefactos, no importa lo bueno que sea el instrumento o lo bien que se haya preparado la muestra.

En los inicios de la microscopia, fue un problema recurrente el hecho de que el sistema óptico formara una imagen del filamento y de la muestra. La solución inmediata (enmascarar la imagen del filamento con un filtro o difusor) crea sus propios problemas, ya que reduce la calidad e intensidad de la luz incidente en la muestra y modifica el espectro.

El método de August Köhler fue desarrollado a finales del siglo XIX y se sigue empleando hoy en día de manera universal. Para ello, se focaliza una imagen del filamento al nivel del diafragma de apertura mediante la óptica del condensador.

Esto significa que al atravesar la muestra los rayos del filamento van en paralelo y se focalizan dentro del camino óptico en vez de al nivel de la imagen de la muestra. Es una técnica simple a la vez que elegante, ya que el foco de la lámpara y el objeto se controlan por separado.

La iluminación Köhler es desde hace un siglo una característica fundamental de la microscopia óptica: ofrece una iluminación máxima del objeto sin distorsionar el espectro de luz blanca o sin generar sombras o halos luminosos no deseados.

Microscopio metalúrgico MBL3300
Microscopio metalúrgico MBL3300

Microscopio biológico estándar MBL2000
Microscopio biológico estándar MBL2000

Microscopio inverso MBL3200
Microscopio inverso MBL3200