Polarímetro

Polarímetro digital automático y manual para laboratorios e industrias

A.KRÜSS Optronic fabrica polarímetros automáticos y manuales para diferentes trabajos y necesidades.
Los instrumentos de la serie P8000 funcionan de forma completamente automática y son extremadamente eficientes. Con un tiempo de medición de tan solo un segundo, son los polarímetros más rápidos del mercado a nivel mundial. A su velocidad se suma una elevada precisión y resolución de los resultados de medición.
El manejo se lleva a cabo de forma local a través de una pantalla táctil incluida en el dispositivo. Los resultados de medición se archivan en una base de datos del dispositivo y pueden imprimirse a través de una impresora externa o exportarse a un soporte para datos.

El polarímetro automático P3000 funciona, igualmente, de forma completamente automática. Este destaca por una capacidad de manejo especialmente sencilla, de forma que también puede ser utilizado por personal sin conocimientos especializados. Con esto, es apto para usos cercanos a los procesos de producción, por ejemplo, durante los controles de calidad. Los resultados pueden presentarse directamente como ángulos de giro en º o en la Escala Internacional del Azúcar en ºZ.

Con el polarímetro manual de laboratorio P1000-LED, A.KRÜSS Optronic ofrece un dispositivo clásico para aplicaciones sencillas de laboratorio y formativas. El dispositivo ofrece una alternativa económica a los instrumentos digitales y facilita el acceso a una experiencia inmediata con la polarimetría.

Para obtener más información sobre los precios y la disponibilidad de los polarímetros, póngase en contacto con su distribuidor Krüss más cercano, quien estará encantado de poder ayudarle.

PDF Las especificaciones técnicas las encontrará en la ficha de datos correspondiente disponible para descargar en la red.

KRÜSS polarímetro – Noticias y Blog

 

Polarímetro

Muchas sustancias químicas, especialmente las bioquímicas, son ópticamente activas. Giran el plano de polarización de la luz polarizada que las atraviesa. La dirección de giro y el ángulo de giro específico α son magnitudes características de una sustancia o una solución. Su medición se efectúa con polarímetros.

La polarimetría es una técnica de alto rendimiento para el análisis de líquidos ópticamente activos, como, por ejemplo, las soluciones azucaradas, el ácido láctico o el ácido tartárico. La medición del ángulo de giro de la luz con polarización lineal al atravesar una sustancia ópticamente activa pertenece al repertorio estándar de las prácticas de laboratorio químicas, bioquímicas y farmacéuticas. Estas ofrecen información valiosa acerca de la estructura química, la quiralidad y la concentración de una prueba.

Los polarímetros clásicos funcionan de forma manual. La claridad de la luz polarizada y girada se valorará a ojo y el resultado se leerá en una escala. El uso de un polarímetro manual requiere que el operario tenga experiencia, que esté cualificado y exige un cierto periodo de tiempo. Un polarímetro automático moderno acelera estos procesos – se dispone de un valor de medición más preciso en tan solo unos pocos segundos. El funcionamiento digital de este dispositivo descarta los fallos de medición originados por el usuario y facilita resultados reproducibles con exactitud – un factor decisivo para las mediciones durante los controles de calidad y el seguimiento de procesos. La polarimetría automática es compatible con las Buenas Prácticas de Laboratorio (GLP por sus siglas en inglés) y el US FDS 21 CFR parte 11.

La inversión en un instrumento automatizado se amortiza rápidamente, porque mejora la productividad en el laboratorio de forma considerable. Hoy en día, en las empresas modernas de las ramas farmacéutica, química, del azúcar y del procesamiento de alimentos, los polarímetros automáticos representan un estado indispensable de la técnica.

Polarización y polarimetría – Principios físicos

Las ondas electromagnéticas, incluyendo la luz, presentan un plano de polarización inconfundible que está definido por el plano de los componentes de campo eléctricos. La así llamada luz no polarizada, natural, consiste en la superposición de una variedad de ondas individuales de diferentes polarizaciones. Solo a través de ciertos efectos físicos como, por ejemplo, el reflejo sobre una superficie no metálica, se pueden filtrar las ondas de un plano particular. Algunos insectos son capaces de percibir la luz polarizada, consiguiendo así una mayor capacidad a la hora de mirar a través de la superficie del agua. El hombre debe utilizar instrumentos físicos con el fin de poder observar los efectos de polarización.

Los filtros polarizadores están compuestos por una lámina especial que solo puede ser atravesada por luz de un plano de polarización y que absorbe al resto. Los fotógrafos utilizan filtros similares para eliminar los reflejos no deseados.

Los materiales conocidos como ópticamente activos son sustancias transparentes que hacen girar el plano de polarización de la luz que les impacta. Esto se debe a la estructura espacial de sus moléculas. Algunos materiales cuentan con la misma composición química, pero sus moléculas están dispuestas espacialmente de forma simétrica. Estos son los llamados enantiómeros, que rotan el plano de polarización de la luz en direcciones opuestas. Algunos ejemplos son el azúcar o el conocido ácido láctico del yogur, que lleva a cabo una rotación hacia la derecha y la izquierda. En la naturaleza, por lo general, solo se da uno de los dos enantiómeros. Sin embargo, durante la síntesis química, ambos pueden ocurrir. Los diversos enantiómeros de una misma sustancia tienen efectos farmacológicos diferentes y por ello deben separarse durante la producción farmacéutica, por ejemplo, mediante la detección HPLC. La pureza de los productos de reacción puede determinarse mediante polarimetría.

En un polarímetro, la luz no polarizada de una fuente de luz pasa a través de un polarizador. La luz con polarización lineal que atraviesa el polarizador pasa a través de la cubeta que contiene la sustancia a examinar. Al hacer esto, se gira el plano de polarización. El ángulo de giro se determina con el analizador, el cual, igualmente, solo deja pasar luz con polarización lineal al ojo del observador. En el polarímetro, el polarizador y el analizador se configuran de tal forma que la luz no pueda pasar a través de cubetas vacías. Tras efectuar el llenado con la sustancia ópticamente activa, volverá a pasar un poco de luz a través del analizador. A continuación, el analizador se girará de tal manera que vuelva a oscurecerse. Ahora, el ángulo de giro se puede leer en una escala. Dado que el valor de giro depende de la temperatura de la muestra y de la longitud de onda de la luz utilizada, se indicará la rotación óptica para temperaturas definidas. En el laboratorio, esta suele ser de 20 °C. Habitualmente, la medición se lleva a cabo utilizando la luz de la línea D del sodio con una longitud de onda de 589 nm.

 

Polarímetro digital automático P8000
Polarímetro digital automático P8000

Pantalla táctil
Pantalla táctil

KrüssLab Screenshot
KrüssLab Screenshot

Polarímetro de laboratorio P1000-LED
Polarímetro de laboratorio P1000-LED